Historia

carrer-llibreteria

Defendiendo la tradición desde 1798

pa-de-sant-jordiForn-Sant-Jordi_01 pa-de-pages

PANADERIA SANT JORDI

Nuestra historia como comerciantes en la calle Llibreteria, comienza en 1942.

En esta calle vivían Gil y Angeleta. El abuelo Gil era panadero de oficio y fue ese año que, con la abuela Angeleta, decidieron hacerse cargo del "FornVilageliu", que había iniciado su actividad en 1798. Le cambiaron el nombre por el de "Forn Gil Ribes", y comenzaron su proyecto de futuro pero, desgraciadamente, este quedó truncado por la enfermedad del abuelo Gil. Aunque eran unos tiempos convulsos y difíciles, Angeleta no se arrugó y, con la ayuda de su cuñado Paco, continuó con la actividad de la panadería.

Unos años más tarde, su hijo Antonio, con 16 años, se pone al frente del negocio. Pero como no todo es trabajo, se enamora de Nuria, una joven vecina y clienta de la panadería. Se casan, y junto con la abuela Angeleta, dedican sus esfuerzos a hacer y vender pan.

Más tarde, el "Forn Gil Ribes" cambiará su nombre por el definitivo y actual "Forn Sant Jordi". Este cambio fue debido a la importancia que fue tomando el día de Sant Jordi en Barcelona, pero también por las conocidas Rosquillas de Sant Jordi.

rosquilles-de-sant-jordi rosquilles_sant_jordi rosquilles_sant_jordi_2

Rosquillas de Sant Jordi.

La abuela Angeleta, siempre de carácter inquieto, busca como relanzar la actividad del horno. En ese momento, una vecina andaluza amiga de la abuela, se ofrece para enseñarle a hacer diferentes recetas. Una de estas fue la de las rosquillas. Todo el mundo las pedía como "Rosquillas", pero un buen día, un cliente entró en la tienda y pidió media libra de Rosquillas de San Jorge. Es a partir de entonces que toman la dimensión tradicional que se mantiene hasta el día de hoy. La abuela, con una gran visión comercial, pidió permiso al Ayuntamiento para poder salir el día de Sant Jordi a venderlas en la Plaza Sant Jaume.

Desde entonces, cada año en la Plaza Sant Jaume, vendemos nuestras rosquillas el día de Sant Jordi.

Esta tradición se mantiene desde hace más de 60 años y éstas se han convertido en uno de los clásicos de nuestra panadería.

Pastisseria-Santa-Clara_05 pastisseria_santa_clara_producte cafeteria-santa-clara

PASTELERIA SANTA CLARA

En aquellos momentos, a la Panadería Sant Jordi, los clientes pedían muchas pastas, pero, por ley, las panaderías sólo podían vender pan. Por esta razón, se deciden a vender las pastas en una pequeña tienda que hay justo delante de la panadería. Le ponen de nombre "Llaminadures", pero, con el tiempo, se queda pequeña y surge la posibilidad de ampliar la actividad unos metros más allá, en la Pastelería Santa Clara.

Antonio y Nuri no se lo piensan y con la ayuda de los pasteleros, M. Ramon y el Sr. Juan, (con sus inolvidables alsacianas, mil hojas y otras delicias), y de la Sra. Manela, en la tienda, transmitiendo los conocimientos de su larga experiencia, comenzaron a forjar lo que hoy día es nuestra querida "Pastelería Santa Clara".

Nuestras tiendas se encuentran entre las más antiguas de la ciudad y nos caracterizamos por la elaboración artesana de pan y pastelería de origen tradicional catalana.

Actualmente, somos la tercera generación al frente del negocio.

Nuestras tiendas se encuentran entre las más antiguas de la ciudad y nos caracterizamos por la elaboración artesana de pan y pastelería de origen tradicional catalana.

santa-clara-pot-neules

Novedades

Últimas Publicaciones